Cuando menos te lo esperas el club llega a tu vida, puede que siempre hayas sido un “jugón”, puede que seas totalmente nuevo, o que hayas retomado la afición después de un tiempo apartado. En cualquiera de los casos esta afición es casi inabarcable, hay miles de juegos, cada cual diferente, con el fin de cubrir los millones de gustos de todos los aficionados.

Ludoteca Club Semper Oviedo

Y ahí comienzan tus problemas, puede que seas una persona afortunada, y tu pareja, amigos o familia sea tan jugona como tú, puede que no, puede que además compartáis los mismos gustos en cuanto a mecánicas y temáticas, puede que no, e incluso puede que evolucionéis buscando la dureza al mismo ritmo, o definitivamente puede que no.

Partida Twilight Struggle

En cualquiera de los casos anteriores, o incluso en el caso más afortunado, el club cumple un papel extraordinario, no solo es un espacio de reunión, además ofrece una multitud de posibilidades que no eras capaz de abarcar. Puedes probar las últimas novedades, o no, puedes jugar siempre a tu juego favorito con gente nueva, o no, puedes participar en torneos, o no, puedes empezar a pintar miniaturas, o no.

Partida Crokinole

Pero lo que seguro que haces, es conocer a una multitud, si multitud, de gente extraordinaria con la que compartes una afición, y a la que acabaras llamando amigos.

Ludoteca Semper Ludens Gijón

Y eso no es lo que te lleva a unirte al club, pero como Jesús Vázquez con Jazztel, es por lo que te quedas. Te quedas por las dos sedes en Oviedo y Gijón, te quedas por los más de 100 socios en Asturias, te quedas porque hay partidas todos los días del año, te quedas por las actividades que se organizan, para adultos y para niños.

Instalaciones Club Semper Gijón

Pero al final por lo que te quedas es por las risas, las cervezas y las cenas que compartes cada cierto tiempo con tus amigos. Amigos que has hecho viviendo aventuras, terraformando planetas, descubriendo terrenos lejanos, compitiendo en carreras ciclistas, creando vidrieras, viviendo experiencias en definitiva.

Partida Flamme Rouge

Así que, ¡ven por curiosidad! y ¡quédate por amistad!